Archivos de la categoría MEDIOS

Sergio Rulicki analizó los gestos de Daniel Scioli y Mauricio Macri

Sergio Rulicki, especialista en comunicación no verbal, explicó qué “dijeron” con su gestualidad los aspirantes a la presidencia

Al entrar al escenario, Macri toma la iniciativa del saludo con palmadas sobre la espalda de Scioli, lo que constituye un gesto amistoso, pero también dominante. Al final, vuelve a realizar el mismo gesto como despedida, marcando que es él quien define los términos de la relación.

Desde el mismo comienzo, Macri y Scioli muestran una diferencia actitudinal básica, ya que el candidato de Cambiemos contesta al saludo de buenas noches de Marcelo Bonelli, mientras que Scioli no lo hace.

A nivel discursivo, el primer embate de Macri fue señalar la ausencia de Daniel Scioli en el debate anterior. Scioli lo acusó de encubrir un ajuste y la devaluación, y Macri se escudó retrucándole que tanto Scioli como el resto del kirchnerismo basan sus acusaciones en mentiras.

El principal componente que puede observarse sin recurrir a la observación repetida del video es la diferencia paralingüística: la dicción de Macri fue definitivamente más clara, y su ritmo de enunciación no tuvo pérdida de fluidez, mientras que Scioli perdió la fluidez en muchas ocasiones, hablando en forma entrecortada, haciendo también pausas más largas entre cada palabra, lo que representa una carga cognitiva mayor, es decir que Scioli tuvo que hacer un mayor esfuerzo mental que Macri para enunciar sus ideas, formular preguntas y responder.

Macri tuvo una mejor modulación de la entonación, con cambios más melódicos, mientras que Scioli se comió las eses, y tuvo varios furcios. Macri tuvo también un mejor timing, ya que terminaba sus frases justo cuando se le acababa el tiempo, mientras que los moderadores tuvieron que interrumpir a Scioli en varias ocasiones por pasarse del tiempo establecido.

Macri también sonrió más, mostrando mayor asertividad y mostrándose contento, más satisfecho de sí mismo, mientras que a Scioli se lo vio más nervioso, sobre todo mientras hablaba Macri o al enunciar sus preguntas. En varias ocasiones, mientras Macri preguntaba, a Scioli se lo vio con la boca abierta: o le faltaba el aire o debía reprimir su impulso de interrumpir.

A Macri se lo vio más descansado, mientras que Scioli transmitió un mayor agotamiento con sus párpados relajados y un tanto caídos.

En líneas generales, Macri estuvo mucho más distendido y bajo control. Se mostró firme, decisivo, contundente en sus preguntas, aunque no dio respuestas consistentes. Sin embargo, mostró fluidez y continuidad en su discurso. A nivel no verbal, lo que más evidenció fue un manejo de la ira, a través de una sonrisa bien entrenada, con gestos abiertos, oscilando entre una discursividad dirigida en primera persona a su contrincante, y una dirigida al votante. Logró hacer preguntas mucho más incisivas que su rival, y se lo notó mucho más informado y preparado para el debate. Mantuvo una gestualidad mucho más relajada que Scioli, y se lo vio cómodo, al punto en que, cuando hacían sus declaraciones finales, daba unos saltitos como los que Joe Navarro describe con el nombre de happy feet.

Scioli por su parte se mostró más atemorizado. Negó varias veces al afirmar, dio muestras de nerviosismo, de temor, y hasta de asco (puntualmente, cuando habló de las comisarías de la mujer).

debate_asco_scioli

A nivel discursivo, en casi ninguna ocasión respondió a las preguntas que se le formularon (basta decir que en el bloque de niñez y educación terminó hablando de ARSAT e YPF), y evidenció una fuerte preocupación por desvincularse de la gestión actual (tanto de Cristina Fernández como de sus funcionarios), a tal punto que en ocasiones perdió el foco de los temas que se estaban tratando en el debate. Se lo vio mucho más tenso, trabándose al hablar, y hasta perdiendo el hilo de las ideas, e intenso en sus demostraciones afectivas: ira de mayor intensidad, miedo de mayor intensidad. En un par de ocasiones, incluso hizo una retirada del torso, por ejemplo, cuando se autoproclamó defensor de los trabajadores, lo cual podría leerse como un desapego respecto de lo que enuncia verbalmente. Otro gesto notable fue una especie de bostezo que realizó mientras hablaba Macri, como si tuviera que tomar una bocanada de aire.

Ambos ilustraron con sus manos, pero Scioli realizó numerosos señalamientos hacia cámara con el dedo índice, un gesto agresivo. Por otro lado, también intentó transmitir precisión, uniendo sus dedos índice y pulgar.

Scioli se acomodó la corbata en varias oportunidades, un gesto de acicalamiento que constituye una señal típica del incremento del estrés, muy común su comportamiento basal.

Ambos mostraron cejas elevadas y profundas arrugas en la frente, lo que constituye una postura defensiva, pero a Macri se lo vio controlando esta postura, volviendo a alisar su frente, mientras que en Scioli las cejas levantadas y las arrugas en su frente permanecieron durante más tiempo.

Finalmente, una observación que también puede destacarse es la frecuencia de pestañeo: Macri estuvo la mayor parte del tiempo dentro de los parámetros normales de una situación que no es vivida de manera estresante, cada tres o cuatro segundos, mientras que por momentos Scioli pestañeaba una vez cada segundo, una clara señal del incremento de su estrés.

Por último, durante el cierre, en el que subieron las mujeres de ambos al escenario, Karina Rabolini saludó primero a Macri y a su mujer antes que a su marido, y luego lo hizo con muy poca efusividad, mientras que Juliana Awada, por su parte, encaró primero que nada a Mauricio, y lo besó con más intensidad en la boca, casi como si lo felicitara por la victoria.

 

 debate-final-awada-macri

Una gestualidad controlada, signo de la preparación previa y del temor al paso en falso

Como ya ha ocurrido en otras oportunidades en las que ha tenido lugar un evento de trascendencia política, es importante analizar el debate presidencial de anoche desde la perspectiva de la comunicación no verbal, conocida coloquialmente como “lenguaje corporal” o “el lenguaje de los gestos”.

Por suerte para ellos, la expresividad de los candidatos norteamericanos en los debates presidenciales ofrece todo tipo de indicios acerca de sus verdaderas emociones, sus intenciones y sus opiniones más allá de lo que declaran verbalmente. En cambio, en nuestro caso, la coherencia entre lo dicho y lo actuado corporalmente no deja espacio para este tipo de análisis detectivescos, que conmueven a las audiencias con la revelación de indicios que permanecen ocultos ante los ojos no entrenados.

 

De pronto, mientras escribo estas líneas, una música comienza a sonar en mi cabeza: es la famosa melodía de una serie de televisión que veía cuando era chico, y que se llamaba “La Dimensión Desconocida (The Twilight Zone)”. Los episodios unitarios de esta serie tenían argumentos basados en situaciones comunes de la vida cotidiana, pero que eran tratados de manera delicadamente surrealista y terrorífica, que trastocaba sutilmente el desenvolvimiento naturalmente esperado de lo real, hasta convertirlo en una historia fantástica, pero que conservaba la verosimilitud de aquello que no es ciencia ficción, sino la más concreta realidad. A mí me encantaba esta serie.

Supongo que a esta altura de la columna, los lectores se estén preguntando de qué estaré hablando. Repasemos un poco, ¿no sería esperable que fuese al revés de lo que estoy describiendo, o al menos que en nuestro ámbito cultural pudieran observarse deslices gestuales igualmente abundantes? Una Argentina en la que los políticos acepten debatir públicamente, y que se muestren tan cordiales, tan respetuosos, tan moderados en sus increpaciones a los contrincantes, ¿no sería digna de un capítulo de “La Dimensión Desconocida”?

Me atrevo a destacar el aplomo de Margarita Stolbizer, que por momentos le faltó a Rodríguez Saá, y la capacidad de contención emocional de Nicolás Del Caño, quien no realizó ninguna gesticulación de desprecio o ira, a pesar de la distancia ideológica que lo separa del resto de los candidatos. Mauricio Macri y Sergio Massa merecen un capítulo aparte, ya que se trataba de los verdaderos contendientes del debate.

La gestualidad de Macri fue creciendo en intensidad emocional a lo largo del debate, pero más a través del ritmo de enunciación que de sus gestos. Facialmente estuvo contenido, más que de costumbre, ya que no transmitió enojo a través de miradas duras y llameantes, que a veces se le filtran, ni se puso a la defensiva, como muestra en otras situaciones cuando mantiene las cejas elevadas y los ojos bien abiertos.

Massa también produjo emisiones de este comportamiento facial menos abundantes que lo habitual en él, y mantuvo un ritmo de la enunciación y una prosodia con la que transmitió firmeza y autocontrol. Parece que tanto media training finalmente da sus frutos, ya que cada uno de ellos transmitió eficientemente lo que debía. Todo fue casi tan perfecto que sólo la ausencia de Daniel Scioli me recordó que no se trataba de un capítulo de ficción, sino de uno más de nuestra cruda realidad.

Aun así, bienvenido sea el debate. Vale la pena celebrar este hecho.

 

Fuente: La Nación

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV)

Entrevista al Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano
Programa emitido por América TV- Junio 2011

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV) PARTE 1:
Qué es la comunicación no-verbal.
La sonrisa genuina de Obama.

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV) PARTE 2:
Análisis de la sonrisa de Mauricio Macri.
El emblema de escepticismo de Diego Maradona.

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV) PARTE 3:
Detección de la mentira.

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV) PARTE 4:
La Comunicación no-verbal en casos policiales.
La perorata enardecida.

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV) PARTE 5:
Caso María Marta García Belsunce | Análisis del video de Irene Hurtig.

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV) PARTE 6:
La comunicación no-verbal en las Parejas.
Análisis de la falsa sonrisa.

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV) PARTE 7:
Origen de los gestos argentinos.

Dr. Sergio Rulicki en Desayuno Americano (América TV) PARTE 8:
Expresiones de encubrimiento.

Las claves de la comunicación no verbal en el encuentro entre el Papa y la Reina de Inglaterra

En Mañana Sylvestre, Sergio Rulicki, experto en comunicación no verbal y gestual analizó minuciosamente los detalles del encuentro entre Francisco y la monarca británica, marcada desde el inicio por la falta de puntualidad de la reina.

Ver Nota de la entrevista:

http://www.gustavosylvestre.com/noticias/las-claves-de-la-comunicacion-no-verbal-en-el-encuentro-entre-el-papa-y-la-reina-de-inglaterra/

Foto: http://tn.com.ar/internacional/la-reina-isabel-ii-visita-al-papa-francisco_487984
Fuente de la Nota: http://www.gustavosylvestre.com/

 

Nota del Dr. Rulicki en Diario Perfil sobre el caso Fariña

Leonardo Fariña: gestos, mentiras y videos según la mirada de un experto

Sergio Rulicki, antropólogo y experto en el análisis de la comunicación no verbal para definir verdad de engaño, analizó para PERFIL las dobles declaraciones del marido de Jelinek.

LINK  NOTA DEL 21 DE ABRIL DE 2013
http://www.perfil.com/protagonistas/Leonardo-Faria-gestos-mentiras-y-videos-segun-la-mirada-de-un-experto–20130421-0060.html

Foto Diario Perfil